Madrid/Juve 8

Sé perfectamente que es un ejercicio de fútbol ficción, ¿pero que habría pasado si Dybala no hubiera recibido la segunda amarilla? Lo cierto es que habría tenido un contexto mucho más favorable para él que el que afrontó en la ida: la ausencia del líder de la zaga madridista, la falta de un stopper en el centro del campo a partir del segundo tiempo, y sobre todo, la mentalidad colectiva de su equipo, opuesta a la del primer enfrentamiento.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Tocando con los pies en el suelo y hablando de lo que realmente sucedió, me parece que efectivamente el Real Madrid es el justo vencedor de la eliminatoria. Apabullante en la ida y desafortunado en la vuelta (generó más ocasiones que su rival, sólo que este fue más efectivo a la hora de transformarlas), volvió a demostrar por enésima vez que lo suyo con la máxima competición europea es propio de un amor hollywoodiense. Allegri optó por un planteamiento sencillo, similar al que llevaba a cabo el Cholo cuando disponía entre sus filas a Raúl García, a quien emparejaba con Jordi Alba y Mascherano en sus enfrentamientos ante el Barcelona. Dos goles derivaron de ello. El tercero llegó tras un error bajo palos de Keylor, que aún siendo quizá el portero con más agilidad y reflejos de la élite, muestra con demasiada frecuencia que tiene carencias que otros guardametas comparables con él no tienen.

El clásico empuje emocional que el club de Chamartín realiza en situaciones parecidas -ya se sabe, cargar el área y suministrar a esa zona centros por parte de los laterales- acabó evitando la prórroga. La forma en que CR7 lanzó el penalti fue el broche áureo a su fantástica eliminatoria: puede que Messi sea el rey de este deporte, pero el mito portugués lo es sin discusión del torneo de clubes más importante del mismo.
el balón a veces entra y a veces no. Ayer mi sensación es que al Madrid le sonrió poco la fortuna tanto en los ofensivo (balón al palo, varias paradas in extermis de Buffon) como en el defensivo, porque el tercer gol se puede catalogar de jugada tonta, pues a Keylor se le escurre incomprensiblemente el balón.
El caso es que los cambios de Zidane sí surtieron efecto y desde entonces el Madrid igualó (y en los últimos minutos superó) a la Juve, pues el como dije el tercer gol de la Juve fue en jugada tonta.Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Tremendo, como apunta Adrián Cervera, la frialdad con la que el Madrid (Kroos) salía jugando desde atrás incluso cuando el partido más pesaba. Desde su propia área, con la Juventus, el público y el marcador encima y con Vallejo a medio serenar, la cabeza arriba y el pase con sentido como prioridad. A día de hoy, sólo imagino a Busquets e Iniesta siguiendo pautas similares.
Me cuesta ver esa superioridad de la Juve que comentáis algunos. Yo creo que la Juve sobrevivió, que no es poco (mi aplauso) y tuvo esa pizca de fortuna necesaria para rozar una machada como la de ayer. Que tiene 4 ocasiones en 180 minutos y hace tres goles.